2. Berwick-upon-Tweed

Fuente: flickr

Berwick-upon-Tweed

La ciudad más septentrional de Inglaterra se encuentra a unos pocos kilómetros de la frontera escocesa en la desembocadura del Tweed.

No te queda ninguna duda de que esta comunidad ha sido arrebatada tanto por los ingleses como por los escoceses a lo largo de los siglos.

Cuando Richard I capturó a Berwick de los escoceses en el año 1300, él construyó las murallas de la ciudad, que fueron adaptadas para resistir la artillería en el siglo XVI durante el reinado de Isabel I.

La mayoría de estas defensas todavía están aquí, lo cual es muy raro en las ciudades inglesas.

Hay mucho más para ver, desde las tres playas de arena hasta el estuario del Tweed, cruzado por el imponente puente ferroviario Royal Border de Stevenson.

Los cuarteles de Berwick datan de principios del siglo XVIII, en el momento de los levantamientos jacobitas y tienen fascinantes exhibiciones sobre el último conflicto librado en suelo británico.

Artículo Siguiente >>>